Nada más que la conciencia existe. Lo que ves es tu propio reflejo.
Es solo a través de la ignorancia de tu verdadera naturaleza que el universo parece existir.
Aquél que entiende con convicción que el universo es nada salvo una ilusión,
se libera de él.



Sígueme :)

04 marzo, 2011

Ver sin mirar; consecuencias

Un anciano que tenía un grave problema de miopía se consideraba un experto en evaluación de arte. Un día visitó un museo con algunos amigos. Se le olvidaron las gafas en su casa y no podía ver los cuadros con claridad, pero eso no le frenó en manifestar sus fuertes opiniones.

Tan pronto entraron a la galería, comenzó a criticar las diferentes pinturas. Al detenerse ante lo que pensaba era un retrato de cuerpo entero, empezó a criticarlo. Con aire de superioridad dijo: “El marco es completamente inadecuado para el cuadro. El hombre esta vestido en una forma muy ordinaria y andrajosa. En realidad, el artista cometió un error imperdonable al seleccionar un sujeto tan vulgar y sucio para su retrato. Es una falta de respeto”.

El anciano siguió su parloteo sin parar hasta que su esposa logró llegar hasta él entre la multitud y lo apartó discretamente para decirle en voz baja: “Querido, estás mirando un espejo”.


Nada mas que la conciencia existe.
Lo que ves es tu propio reflejo.

Es solo a través de la ignorancia de tu verdadera naturaleza que el universo parece existir.
Aquél que entiende con convicción que el universo es nada salvo una ilusión, se libera de él.
-Ramesh Balsekar.-

3 comentarios:

Ana Lucia Fernandez dijo...

Que buena historia, me ha gustado mucho.
Muchísimas gracias por entrar y disfrutar de lo que escribo, lo aprecio muchísimo. Espero continuemos leyendonos siempre y podamos compartir opiniones y comentarios.

Obvio que te sigo.
Saludos.

Natalia Ortiz dijo...

Una historia realmente buena =) ¿La has escrito tú? Está genial. No me esperaba el espejo para nada jaja.
"Aquél que entiende con convicción que el universo es nada salvo una ilusión, se libera de él". Me gustó la frase :)
Un beso

Bú26.9 dijo...

No, no es mío, lo encontré en internet y me encantó. Una moraleja que habría que aplicarse día a día.. muchas gracias:)