Nada más que la conciencia existe. Lo que ves es tu propio reflejo.
Es solo a través de la ignorancia de tu verdadera naturaleza que el universo parece existir.
Aquél que entiende con convicción que el universo es nada salvo una ilusión,
se libera de él.



Sígueme :)

08 marzo, 2011

Autocontrol

Cada uno de nosotros es actor y hacedor de su propia vida ya que de las pequeñas y grandes elecciones depende nuestra existencia, tenemos la capacidad de elegir lo que queremos sentir en cada momento, pero, ¿las elecciones son tan sencillas como parecen?, ¿tenemos la capacidad de darnos cuenta de lo que debemos elegir? Más complejo aún, ¿podemos controlarnos, eligiendo en cada momento nuestros actos, pensamientos y emociones? Quizá la respuesta a estas preguntas parezca sencilla, pero en la practica dista mucho de serlo.
Como respuesta se me viene a la mente el “autocontrol”, palabra que si bien está en boca de todos, muy pocos comprenden realmente su profundidad y su práctica.
Esta capacidad de controlar o regular la propia conducta, está dentro de un conjunto de capacidades para soportar problemas y adversidades, el nombre de dicho conjunto se denomina “fortalezas”. Estas herramientas ayudan al hombre a ser una mejor persona y además a lograr una mayor felicidad. El Autocontrol ha sido mencionado por Goleman (1995) como una herramienta que nos permite no dejarnos llevar por los sentimientos del momento, es saber qué es pasajero en una crisis y qué es lo que perdura, sin él estaríamos continuamente actuando irresponsablemente y luego pidiendo perdón por ello.
Siguiendo con mis cuestionamientos, ¿tendremos todos los hombres esta capacidad?, ciertamente que no, y esto se puede evidenciar tan solo poniendo atención en las relaciones de los demás. Propongo un ejercicio simple, detengámonos a ver a una pareja de enamorados y respondámonos: ¿por qué pelean?, mi respuesta, y ciertamente la que todos estamos acostumbrados a escuchar, es porque se sobrepasan los límites, no se cumple que “mi libertad termina donde empieza la libertad del otro”. Aunque este ensayo no se referirá al término Libertad, si creo conveniente referirme a los límites que la demarcan.
Es verdad, cada uno coloca sus límites, pero es necesario saber hacerlo, saber decir “NO”.
Desde pequeños nos controlan, haz esto, no hagas aquello, etc. Pero esos son controles y regulaciones externas, si bien es cierto que vamos internalizando ciertas reglas, hay veces que se nos escapan de las manos y no sabemos cómo actuar, no podemos andar por la vida haciendo o dejando de hacer cosas sólo porque nuestros padres nos las enseñaron, debemos preocuparnos de quienes somos, qué queremos, qué esperamos de nosotros mismos, y en base a ello actuar. Pero, como siempre existe uno y esta no es la excepción, también y al mismo tiempo debemos preocuparnos de los demás, de no perjudicarlos con nuestras elecciones, de hacer valer lo que yo quiero siempre y cuando no dañe al otro, no dañar lo que él quiere.
Un aspecto importante del autocontrol es saber controlar las emociones y que éstas no nos controlen a nosotros, ¿quién es tan “maduro emocionalmente” como para saber en que momento reír o en cual llorar?, por ejemplo. Eso se siente, pero no siempre lo expresamos en el momento que lo sentimos, la interrogante es en que momento dar rienda a la emoción y en que grado.
El interior del ser humano no es algo sencillo, cada persona es distinta, lo que tienen unos no lo tienen los otros, o en una menor medida, y en la inversa. Lo importante y lo valioso es que cada persona pueda conocerse a si misma y así reconocer cuales son sus fortalezas y cuales son sus carencias, y en base a las carencias trabajar, para así ser una mejor persona y ser mas feliz, y hacer mas felices a los demás.


«Cualquiera puede ponerse furioso… eso es fácil. Pero estar furioso con la persona correcta, en la intensidad correcta, en el momento correcto, por el motivo correcto, y de la forma correcta…eso no es tan fácil»

- Aristóteles -

2 comentarios:

La misma dijo...

Me encanto. Es justamente la situación que estoy tratando de aplicarme. Dicen que cuando uno esta bien consigo, logra estar bien con el contexto sin esforzarse siquiera, es lo que experimento últimamente. Nunca dejo de ser difícil hacerlo, pero no podría ser mas fácil entenderlo, ni nunca fue mas fácil ignorarlo y caer en el cómodo conformismo. Te sigo.

Miriam dijo...

Es genial. Siempre trato de aplicarme un poco de autocontrol, especialmente en las situaciones en las que algo me sale mal...Pero muchas veces,como tú dices, no podemos. Pienso que de algun modo solo somos dueños de parte de nuestros sentimientos :)